top of page

"Uniendo Esfuerzos: Acreditación del Grupo HAZMAT"

Cuando ingresé a la bomba, la sigla "GTO HAZMAT" apenas significaba algo para mí, era un término técnico, distante de mi realidad, un problema de "los especialistas", algo que era solo una frase más del montón de cosas que quedaba por aprender. Pero años después, me vi enfrentado nuevamente a esas letras, ahora como parte del Grupo que buscaba acreditarse, y esta vez sí tuve que entender la magnitud de lo que estábamos persiguiendo: ser reconocidos a nivel nacional como una fuerza de trabajo especializada, capaz de abordar y dar solución a las emergencias Haz-Mat más desafiantes que ocurrieran.


 

Este proceso de acreditación fue mucho más que un conjunto de pruebas, procedimientos, revisión documental, prácticas y estudios. Fue un viaje que desafió a muchos de nosotros en sus límites, tanto como bombero como persona. Fueron días y noches de trabajo duro, sumergidos en un ambiente de nerviosismo, pero con la determinación de que cada papel, cada acción y cada procedimiento que debíamos realizar estuviera impecable, esperando que los resultados nos permitieran eventualmente sentirnos orgullosos por el deber cumplido.

 

Ya habían sido múltiples las veces que, por distintas dificultades, el lograr la meta parecía cada vez más distante, más escurridiza, e incluso, gente comenzó a cuestionarse si valía realmente la pena pasar por todo este proceso. Sin embargo, nunca los esfuerzos se detuvieron, siempre intentando avanzar, aunque sea dando pequeños pasos, donde cada persona buscó sumar grano tras grano, siendo la máxima "no dejar de avanzar" para así lograr alcanzar finalmente la meta, mostrando constancia y disciplina, tal y como dicta nuestro lema.


Gracias a esto, el tan esperado evento finalmente se materializó en dos jornadas de acreditación que tuvieron lugar los días 25 y 26 de noviembre de 2023. La primera jornada consistió en auditorías de documentación, revisión de inventario y evaluación teórica de conocimientos, mientras que la segunda jornada se centró en ejercicios prácticos evaluados para obtener la acreditación.



Al despertar para este primer día, el estrés y el nerviosismo recorrían todo mi cuerpo, recuerdo no querer hablar con mucha gente, ya que toda mi intención estaba puesta en disponer todo el material menor que la comisión acreditadora debía revisar en el orden solicitado. Si bien ya habíamos hecho múltiples auditorías internas, fue impactante ver todo el material menor y mayor de todas las compañías Haz-Mat del CBS, desplegado en su totalidad. Recuerdo la tensión palpable mientras los revisores escudriñaban cada detalle de nuestro despliegue de equipos. Sin embargo, fue indescriptiblemente rápido, incluso muchos llegamos a pensar "¿eso fue todo?" al momento de recibir el visto bueno y pasar a la prueba teórica. Durante los momentos de previos a la prueba, mucha gente se sintió nerviosa. Haz-Mat es una especialidad que históricamente se ha considerado difícil y llena de detalles técnicos, por lo que era esperable que la gente se sintiera preocupada por el resultado. Recuerdo como nuestro fundador, Don Ciro, era uno de los más preocupados y nos contaba como estuvo estudiando para poder estar a la altura, y sí que lo estuvo, de hecho, nuestro querido fundador nos superó a todos alcanzando la máxima nota. Finalmente, la jornada acabó con una felicidad en todos nosotros, alcanzando una excelente aprobación documental, un perfecto inventario, y a la totalidad de los voluntarios del Grupo Haz-Mat Santiago aprobados.


El segundo día, aunque menos tenso, no careció de desafíos. Tres escenarios simulados pusieron a prueba nuestras habilidades y preparación. Recuerdo cómo en conjunto con mis amigos revisamos el inventario y equipos que no estábamos acostumbrados a utilizar para que todo fluyera plenamente.



Los ejercicios avanzaron con presteza, con incluso mucha felicidad y con un extraño sentimiento de que estábamos haciendo lo que se esperaba de nosotros, lo que sabíamos hacer, pero por, sobre todo, lo que nos gusta hacer. Este es un elemento clave que nos ha permitido alcanzar estos logros. Nuestra especialidad está llena de historia y para el mundo puede parecer complicada, extraña, lenta, difícil e incluso, a veces, tediosa. Sin embargo, para nosotros es nuestra querida especialidad, la cual nos otorga una identidad única. Nos une tanto entre nosotros como con nuestros compañeros de las compañías hermanas. Cada uno de nosotros comprende lo que implica pasar por los cursos de formación, estudiar la gran cantidad de información necesaria y enfrentarse a la complejidad de las emergencias que a menudo generan miedo y aprensión en otras especialidades. Es una especialidad que incluso es a menudo es tachada aburrida. Pero, gracias a ella, hemos llegado hasta aquí, tres compañías diferentes, con personas diferentes, unidas completamente como un solo cuerpo. Ya no somos la cuarta, la diecisiete y la dieciocho. Ahora somos el Grupo Haz-Mat, sin números. Así fue como comprendí la frase, que independientemente del resultado, todo era una ganancia. Ya no era cuestión de trabajar con desconocidos de otras compañías, ya no era cuestión de ser el que llevaba el casco distinto. Éramos un solo cuerpo unido en busca de lo que muchos bomberos anteriores a mí habían buscado: la unidad en nuestra especialidad, corroborada por esta acreditación.


Cuando finalmente llegó el momento de recibir la noticia, un sentimiento de orgullo y satisfacción recorrió nuestro equipo. "Incorpórese al Sistema Nacional de Operaciones como equipo Haz-Mat acreditado al equipo Haz-Mat Nivel Mediano del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Región Metropolitana. El equipo deberá estar disponible para movilizaciones a nivel nacional según sea requerido", fueron las palabras que se leyeron mientras estábamos formados. Éramos una familia que logró finalmente, tras muchos años de trabajo, unirse, aceptando una nueva gran responsabilidad.




99 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page