HISTORIA DE NUESTRO MATERIAL MAYOR

 

 

 El 27 de mayo de 1969 y a casi dos años de ser reconocidos oficialmente por el Cuerpo de Bomberos de Santiago como la Brigada N°3 “Manquehue”, entró en servicio la primera bomba de la compañía: la Opel Metz, fabricada en Alemania en 1957.

Con su cuerpo de bomba básico y un pequeño estanque de agua, acompañó a la 18º a sus primeros llamados de comandancia e incendios, dando vida a nuestra esencia fundacional.

Afortunadamente para nosotros, este símbolo vivo de nuestra historia fue recuperado en 1982 desde La Unión, donde estuvo en servicio por última vez, y traída a nuestro cuartel para quedarse de manera definitiva, recordándonos a diario nuestros inicios como brigada y compañía.

En 1972 “La Opel” ya era una bomba con 15 años de servicio. Esto traía consigo constantes problemas mecánicos, tal como consta en los libros de guardia de la época, por lo que durante el segundo semestre de 1972 nuestra Opel Metz fue dada de baja por la comandancia. En una fecha que no se logro establecer de manera precisa, pero basándonos en los relatos de nuestros fundadores, durante septiembre de 1972, llega a nuestra compañía la Bomba Mack –Hale, año 1945. Una clásica bomba americana descapotada, que prestaría servicios por cerca de 4 meses en la 18° mientras esperábamos nuestra ansiada primera máquina 0 Km.

A poco más de 3 años de la entrada en servicio de la Opel y siendo consciente la comandancia de la institución de la necesidad de contar con una máquinas acorde a las necesidades del servicio, el 17 de diciembre de 1972 y mediante la Orden del Día N° 30 del Comandante Fernando Cuevas, entró en servicio una de las máquinas más recordadas por los dieciochinos y que cariñosamente fue bautizada como “La Chancha”.

Este importante hito para la compañía consta de la siguiente manera en el texto “Cuerpo de Bomberos de Santiago” de don Agustín Gutiérrez Valdivieso, quién fuera voluntario honorario de la Quinta Compañía “Arturo Prat” y otrora, director del museo de la institución:

“El Directorio acuerda que en el acto público en que se entregarán al servicio 7 nuevas bombas “Berliet” reciba una la 20ª. Cía., dos queden para reemplazos y las otras cuatro sean para la 16ª., 17ª., 18ª. Y 19ª. Compañías.

El acto se efectuó el 17 de Diciembre de 1972, fecha en que el Comandante puso en servicio a la VIGÉSIMA COMPAÑÍA, desde las veinte horas, en su cuartel ubicado en Av. Apoquindo 7400.”

Comenzaba la historia de la Berliet G.A.K 20, máquina de origen francés y muy común en los ‘70 entre los Bomberos chilenos. La nueva bomba prestó servicios en nuestra compañía por más de 18 años y recorrió cerca de 50 mil kilometros, convirtiéndose en la B-18 que más tiempo prestó servicios en nuestran compañía, hasta hoy.

Con ella, la 18° intervino en siniestros tan dramáticos como el del Palacio de La Moneda, en septiembre de 1973, el terremoto del 3 de marzo de 1985 y el incendio del supermercado Almac ese mismo año. También sirvió para otros servicios derivados de las tremendas inundaciones de los años 1982, 1984 y 1986.

El 30 de Junio de 1982 un tercer integrante llegó a acompañar a la recién recuperada Opel Metz y a “La Chancha” en la sala de máquinas de la Decimoctava. Nuestro primer carro cisterna, o “Z” como se le designa en clave: una máquina de apoyo que prestaba servicio en la 11° Compañía “Pompa Italia” y que la comandancia reasigna para abastecer de agua a las bombas del sector oriente que acudían a los habituales incendios de pastizales de la época y a los sectores recientemente urbanizados donde escaseaban los grifos.

El camión Mercedes Benz 1513, año 1976, estaba dotado de una cisterna de 8 mil litros y una motobomba accionada por el motor de un Renault 5.

Si “la chancha” fue la bomba que prestó servicios por más años, este Mercedes Benz fue por lejos la máquina que más tiempo estuvo con nosotros, sobrepasando los 25 años de servicio con el N° 18. Por todo esto y mucho más, es una máquina muy querida y recordada por todos.

A principios de la década de los ‘90 una nueva bomba se hacía presente en el cuartel de San Félix. Esta vez era una Renault, marca francesa que había comprado a Berliet y que venía a reemplazar a la GAK 20, como nuestra maquina principal, convirtiéndose en la cuarta B-18.

La Renault S170 Camiva era una máquina más acorde al sistema de trabajo que la compañía había comenzado a adoptar por esos años y que permitió consolidar en marzo de 1997 conceptos como el “cero rollos” y el de armadas de ataque en “espejo”. Contaba además con un cuerpo de bomba más potente, que permitía combatir de mejor manera los incendios en altura que comenzaban a desarrollarse en nuestro sector, además de otorgar los beneficios propios de mantención y seguridad que ofrece una máquina nueva.

En 1996 por primera vez una de las máquinas de nuestra compañía no trasladaría más agua, mangueras y pitones.

El 4 de agosto de ese año materializábamos la decisión de especializarnos en Materiales Peligrosos con la entrada en servicio del “H-18”. Un furgón Iveco Turbo Daily, adaptado especialmente por la empresa nacional Bertonati para cumplir con nuestros entonces básicos requerimientos. Este nuevo carro se convertía así en el primero de especialidad HAZ-MAT del país, volviéndonos una compañía pionera en esta naciente materia para los bomberos nacionales.

Se incorpora de esta manera la letra “H” a la denominación de las máquinas de nuestra compañía.

A 30 años de nuestra fundación ya teníamos tres máquinas, dos de agua y una de nuestra nueva especialidad. Para esta fecha también habíamos logrado construir un cuartel sólido e incluso ampliarlo construyendo un segundo piso, dejando el galpón metálico exclusivamente como sala de máquinas, pero nuestro espíritu de superación siempre nos hacia seguir mirando hacia adelante.

Cinco años después de la entrada en servicio de nuestro “H”, específicamente el 6 de septiembre de 2001, se materializaba el esfuerzo de varios años de trabajo. Llegaba desde Francia nuestra segunda bomba Renault Camiva, que gracias a nuestro espíritu innovador se transformaría en un ícono de la 18° por su característico color verde limón.

Esta nueva bomba venía a reemplazar a la ya desgastada Renault S170 y nos ofrecía por primera vez la oportunidad de aportar en el trabajo de diseño estético y estructural.

Gracias a esto logramos incorporar importantes elementos que permitieron optimizar nuestra labor, tales como un potente generador eléctrico, un pitón monitor para agua y espuma, torre de iluminación y una distribución de cajoneras orientada a optimizar los nuevos sistemas de trabajo que veníamos desarrollando.

La Renault Camiva SP300 Premium, junto con su hermana de la 14° Compañía “The British and Commonwealth Fire and Rescue Company”, eran máquinas únicas en Chile, y se diferenciaban de manera notoria de las demás Renault Camiva que estaban presentes en la mayoría de las compañías de agua del CBS. Contaban con una cabina “Premium” más grande, poseían una cajonera más por lado y un cuerpo de bomba más potente, capaz de desalojar 4.000 Lts/min. Todas estas características y tecnologías fueron puestas a prueba en noviembre de 2003 en el incendio de Falabella Lyon, durante el cual nuestra compañía trabajó cerca de 14 horas ininterrumpidas en uno de los escenarios más complejos que nos ha tocado enfrentar.

La verde limón pasó a la historia de la 18° de manera irrevocable al ser la bomba que alimentó la competencia “José Miguel Besoain” de noviembre de 2002, oportunidad en que por primera vez logramos posicionarnos en lo más alto del podio de una la más importantes tradiciones del CBS. Esta hazaña se repetiría en octubre de 2003, dejando a nuestra compañía entre las más reconocidas del cuerpo.

Conforme pasaron los años, la comandancia determinó modernizó los desgastados Mercedes Benz por nuevas máquinas, más potentes y veloces, pero de similares características constructivas y así, el antiguo camión Mercedes fue dado de baja el 14 de marzo de 2009.

Ese mismo día, la Orden del Día N° 26 del Comandante Goñi, asignaba como Z-18 un moderno carro Freightliner M-2 106, que vendría a reafirmar nuestro color característico al convertirse en nuestra segunda máquina verde limón.

Este nuevo camión cisterna contaba con una piscina colapsable de 8 mil litros, un cuerpo de bomba hidráulico capaz de levantar 4 bares para alimentación, válvula de descarga rápida y una potente motobomba. Todo esto lo convertía en una máquina mucho más versátil y eficiente que el antiguo “Z”, permitiendo desarrollar un trabajo más acorde a las técnicas actuales para el combate de incendios. El antiguo Mercedez seguiría prestando servicios en el Cuerpo de Bomberos de Ercilla, de la IX Región.

Tras concretarse el cambio de cuartel en diciembre de 2006 nos trazamos un nuevo e importante desafío: cambiar por quinta vez, y en menos de 45 años de vida, nuestra máquina principal. ¿Los objetivos? Reemplazar nuestro desgastado “H” Iveco, con más de 15 años de servicio, por una readaptada ex B-18 Renault SP300, y diseñar desde cero una nueva bomba.

Tras varios años de intenso trabajo de investigación, diseño, búsqueda del proveedor idóneo y de recursos, se puso la orden de compra de nuestra futura bomba, una Rosenbauer MetroStar ELFD construida especialmente para la Decimoctava y financiada íntegramente por la Ilustre Municipalidad de Vitacura.

El 18 de marzo de 2012 nuestra actual bomba entró en servicio y llegó a completar la trilogía de máquinas verde limón, consolidando este color como un símbolo de identidad de la 18°.

Ese mismo día, nuestra ex bomba Renault SP300 entró en servicio bajo la denominación de “H-18”, convirtiéndose así en el primer carro, que luego de ser reemplazado, permanecía con nosotros en servicio para una nueva función.

Pero como era de esperarse, no nos quedaríamos ahí. A solo 2 años de haber renovado nuestra principal pieza de material mayor y haber reasignado nuestra antigua bomba como carro de especialidad HAZ-MAT, comenzábamos a trabajar de manera intensa en el proyecto que vendría a entregarnos una nueva sub-especialidad dentro de nuestra labor como compañía de agua.

Nacía así el proyecto del BT-18 (Bomba Tanker), un concepto pionero en Chile y con una maquina única en su tipo. La combinación entre un aljibe de gran capacidad 3500 GAL (13.250 Lts) y una bomba de 2000 GPM, capaz de mover toda esa agua con gran fuerza y a grandes distancias, lo que permitiría establecer, junto con otras máquinas del CBS, un Sistema de Alimentación de Altos Caudales (SAAC), reinventando así la manera de trabajar los incendios de grandes proporciones al interior de nuestra institución.

Después de varios meses de reuniones técnicas y de conseguir financiamiento con la Ilutre Municipalidad de Vitacura, el proyecto comenzaba a tomar forma en el papel. Nuevamente seria Rosenbauer América el constructor de la máquina, el mismo que fabricó nuestra B-18. El plano original sufrió varias modificaciones en el tiempo, producto de nuestra incansable búsqueda de optimizar los espacios y los recursos. Teníamos claro que respecto de nuestros antiguos “Z`s” necesitábamos más agua, una turbina más grande, salidas de mayor diámetro, mas descargas rápidas y un largo etcétera.

Además, era necesario incorporar otras tecnologías complementarias para desarrollar de manera eficiente esta nueva labor, como eran un generador y torre de iluminación, una cabina con capacidad para transportar de manera segura más bomberos y espacio suficiente para llevar el material menor necesario.

Finalmente, después de haber concluido el proceso de habilitación de conductores y hechos los últimos ajustes, el 18 de Junio de 2016 y mediante una ceremonia en la explanada del Parque Bicentenario de Vitacura, la orden del día Nº 103 del Comandante Mauricio Repetto, daba de alta nuestra nueva máquina Rosenbauer Commander denominada BT-18.

A su vez, con la entrada en servicio de BT-18, el Cuerpo de Bomberos de Santiago ponía en marcha Procedimiento Operativo Estándar para Abastecimiento de Grandes Caudales. Este procedimiento es un protocolo para trabajar los incendios de grandes magnitudes a los que asiste la institución, modificando además la pauta de despacho del Cuerpo.